domingo, 24 de junio de 2018

Demon Wan’s - Capítulo 66 Parte 1

Capítulo 66 Parte 1 - Una pandilla de mariposas (2)


Traducción: Koh
Edición: Flor [No es fiore, es la nueva]
Corrección: Crys


Después de escuchar las palabras de Dongfang Lan, el corazón de Wanyan Bao Zhu finalmente se relajó y estrechando la mano de la mujer, actuó malcriadamente mientras decía: "Abuela imperial, este asunto no tiene nada que ver con el hermano mayor Cang. Todo es porque ese maldito Longze Yu forzó al hermano mayor Cang a estar con esa mujer. ¡No puedes enojarte con él!"

"Emperatriz viuda [Yo] sabe. ¡Emperatriz viuda [Yo] es consciente de la situación!"

¿Cómo podría el pequeño truco de Wanyan Bao Zhu escapar a los ojos de Dongfang Lan? Era sólo que, en el pasado le había prometido a Feng Cang que él podría decidir sobre su propio matrimonio, por lo que ahora no podía ayudarla.

Y a pesar de lo que le había prometido anteriormente, si Feng Cang quería casarse con Murong Qi Qi, no importaba qué, ella simplemente no podría estar de acuerdo. La hija del enemigo jamas deberia  ingresar a la familia Feng. ¡Este era su límite!

Tres días después, el banquete se llevó a cabo según lo programado. Cuando Murong Qi Qi bajó del edificio Tingsong  y vio a Feng Cang, que vestía de blanco esperándola en la planta baja, sus orejas no pudieron evitar ponerse rojas.

Desde el día en que los 2 involuntariamente tuvieron un ‘contacto íntimo’, ella evitó deliberadamente estar cerca de él.

Pese a que no entendía los asuntos del amor, aún podía entender el sentimiento de enamoramiento detrás de aquellos ojos fríos que poseía Feng Cang. Sin embargo, aquella sensación que tenía, como si un venado arremetiera contra su corazón, era nueva y no podía dejar de sentirse algo intranquila.

En la vida pasada, su padre adoptivo le enseñó muchas cosas, ya se tratara de artes marciales, administración de empresas o idiomas extranjeros, al punto de incluso pasarle la organización, pero al final, su padre no le enseñó a comprender sus sentimientos.

En este sentido, su propio padre fue un perdedor, lo que hizo que su madre adoptiva lo abandonara. Es por eso que él tampoco habría podido enseñarle nada aunque hubiese querido y sólo pudo decirle que seguir a su corazón era lo único que necesitaba.

Debido a esas palabras, ella había rechazado a su hermano mayor adoptivo. Originalmente, había pensado que incluso sin amor, la amistad que los unía a ambos duraría para siempre. Por esta creencia no había esperado que este hermano mayor se enfureciera por la humillación, llegando al punto en que, en el momento más crítico, él fue quien le dio el golpe fatal...

Ahora los ojos de Feng Cang la miraban de la misma manera en la que su hermano adoptivo la miró en ese entonces. Salvo que los ojos de su hermano mayor eran mucho más dominantes, llenos de posesividad en su interior, pero en cambio los ojos de Feng Cang eran dulces, cariñosos e indulgentes.

¿Qué debería hacer ella? Estaba un poco preocupada. No entendía los sentimientos y tampoco entendía el amor. Pero el dolor de la traición de alguien cercano, eso sí, hasta este día, lo recordaba.

Una vez, ella había confiado tanto en su hermano adoptivo y lo veía como una de sus personas más cercana en este mundo junto a su padre adoptivo. Ambos habían crecido juntos. Habían aprendido artes marciales juntos, todo lo aprendieron juntos guiados por su padre adoptivo, llegando a pensar que esos días continuarían por siempre, pero nunca esperó que el resultado fuera así...

Le gustaría saber si aquellos enemigos que había tenido se habrían reído tanto hasta perder los dientes, al descubrir que ella, la ‘bruja’ del mundo blanco y negro, había muerto a manos de su propio hermano.

"Qing Qing..."

Al ver a Murong Qi Qi aturdida, Feng Cang se adelantó y envolvió su pequeña mano en su palma. Nunca la había visto así antes, actuando como un capullo sacudido por el viento, vulnerable y delicada, haciendo esto que la gente no pueda evitar abrazarla para protegerla.

"Príncipe, ¡vámonos!"

Ella levantó la vista y sonrió. Sólo que la sonrisa era tan distante que hizo que Feng Cang sintiera aún más dolor de cabeza. ¿Qué habría experimentado esa mujer antes? ¿Quién la hizo ser así? Parecía ser que necesitaba investigar bien su pasado...

"¡Vámonos!"

La forma en que Feng Cang la miró se volvió aún más comprensiva. Ella ahora era parte de los suyos y él podía ignorar los asuntos del pasado, pero a partir de ahora e incluso en el futuro, ¡Permanecería a su lado! ¡Siempre!

El palacio de Bei Zhou se veía majestuoso y aunque no era tan hermoso y exquisito como el palacio de Xi Qi, mostraba dignidad. Aquí también estaba el antiguo palacio del país Qin, país que hace 25 años se dividió en 3, convirtiéndose en Xi Qi, Nan Feng y Bei Zhou. Así que cada vez que la gente utilizaba el término ex Qin, era para referirse al antiguo imperio desaparecido.

"¡El Príncipe Nan Lin llegó! ¡La Princesa Zhao Yang ha llegado! "

Una voz delgada y larga atravesó las capas del palacio y se extendió hacia el Salón Taiji.

Después de escuchar que Feng Cang había llegado, la gente dentro de Salón Taiji  inconscientemente miraron al lugar a su lado, queriendo saber cómo era la futura esposa de Feng Cang, esa que había traído desde Xi Qi y que no había aparecido durante mucho tiempo.

Aunque Murong Qi Qi ya había estado en la capital de Yan durante 3 días, Feng Cang la había protegido muy bien.  Siendo Wanyan Bao Zhu la única en haberla visto, pese a que posteriormente fue expulsada; los otros,sencillamente  fueron rechazados con la excusa de que el viaje era muy agotador y necesitaba descansar.

La princesa heredera Yu Shi Shi que estaba algo nerviosa en ese instante,  no pudo evitar enderezarse la falda, cayendo esta acción en los ojos de Wanyan Hong, lo que provocó que su rostro no pudiera evitar revelar una sonrisa sarcástica: "Amada esposa, hasta ahora, ¿Aún no puedes olvidarlo?"

Al escuchar la voz extraña de Wanyan Hong, Yu Shi Shi levantó la cabeza. Al ver la crueldad en los ojos del hombre, su corazón se sobresaltó y rápidamente sonrió: "Su alteza, ¿Qué estás diciendo?"

"Amada consorte..."

Wanyan Hong tomó a Yu Shi Shi entre sus brazos, su gran mano se deslizó por su cintura pellizcándola ferozmente, tan dolorosamente que las lágrimas de Yu Shi Shi casi se cayeron.

"Amada consorte pareces haber olvidado que ya eres la esposa y la madre de alguien. ¿Podría ser que este príncipe heredero no se esforzó lo suficiente, por eso la amada consorte se distrae al ver a su antiguo amante, olvidándose incluso de su identidad? ¡Parece que este príncipe heredero necesita cuidarte esta noche y dejar que mi amada esposa recuerde quién es su cielo!"


1 comentario:

Luis Rojas Valle dijo...

Gracias por el capítulo 😆👍

Publicar un comentario