sábado, 7 de abril de 2018

Poisoning The World - Capítulo 133

Capítulo 133 - ¡Esta chica es tan genial! (2)


Traducción: Crys
Edición: Koh
Corrección: Crys


Y fue así que la figura de Número 2 quedó expuesta al dragón ciempiés volador, que inmediatamente comenzó a cargar hacia él.

‘¡Maldición!’

Una luz oscura se disparó desde la palma de Número 2, para revelar una espada de acero oscuro. Destellando por el aire, ondas acuosas emergieron de la espada y dispersaron las bolas de fuego que perseguían a Ning Xue Mo...

Número 2 que inicialmente estaba parado en un gran árbol balanceó su cuerpo inestablemente, debido a la onda expansiva del contra ataque.

Sin embargo, el árbol no pudo soportar la fuerza residual de los ataques y, con un crujido, la rama donde estaba Número 2 se quebró, causando su caída.

Afortunadamente, su técnica de la ligereza* era bueno. Giró su cuerpo y aterrizó en otro árbol.
*(T: Qing gong o arte/técnica de la ligereza, permite a la persona hacer acrobacias, escalar o mantener el equilibrio sin implementar mucha fuerza, visto mucho en las pelis chinas donde los prota “vuelan” XD)

Siendo obstruido por Número 2, el dragón ciempiés volador se enfureció y cambió de objetivo, liberando su ira en Número 2...

Y entonces un humano y un ciempiés lucharon.

Esta intensa batalla deletreaba calamidades para los árboles cercanos. La madera se rompió y las hojas fueron enviadas volando cuando las bolas de fuego se enfrentaron con las ondas expansivas.

Sumándose a los ensordecedores chillidos del ciempiés y al sonido de la madera que se quebraba, se produjo una pelea emocionante.

En medio de la batalla, Número 2 separó su atención para tratar de buscar el paradero de Ning Xue Mo.

¡Esa pequeña niña lo atrajo a un desastre y ya había huido a quién sabe dónde!

Este dragón ciempiés volador tenía una gran agilidad y una personalidad vengativa. Solo ofenderlo un poco lo induciría a morder y negarse a dejar ir a quien lo moleste.

Ning Xue Mo podría escapar, pero Número 2 no podría.

Él solo podía apretar los dientes y pelear con el ciempiés.

Después de luchar durante media hora, gotas de sudor aparecieron en la frente de Número 2; sus hombros se sintieron doloridos...

Este dragón ciempiés volador en realidad era demasiado poderoso; su fuerza era excepcional, su velocidad rápida y sus bolas de fuego feroces e implacables. Con cada ataque que soportaba, los brazos de Número 2 se entumecían cada vez más, y todo su cuerpo sentía como si sus huesos se rompieran. La sangre en su pecho se agitó ferozmente, y estuvo a punto de escupir sangre unas cuantas veces...

Por el contrario, ese dragón ciempiés volador ni siquiera estaba demasiado herido.

Las únicas heridas que Número 2 logró infligir fueron ligeras, más como arañazos con solo un poco de sangre filtrándose. Para el dragón ciempiés volador, cuyo cuerpo era enorme, estos cortes ni siquiera merecían ser mencionados. No fueron fatales y ni siquiera disminuyeron sus movimientos en lo más mínimo...

A este ritmo, ¿No moriría aquí Número 2?

Este lugar estaba tan desierto que incluso encontrar huellas humanas era extremadamente raro, por lo que no podía contar con la llegada de refuerzos. Él no era el oponente de este monstruo. Si esto continuaba, moriría aquí tarde o temprano...

Número 2 comenzó a desesperarse.

Sin embargo, como un guardaespaldas que a menudo participaba en sangrientas batallas, todavía defendía un principio: incluso si se tratara de una situación sin esperanza, ¡Aún tenía que poner todo en la batalla sin importar nada!

Apretó los dientes y continuó batallando amargamente. Incluso si iba a morir, ¡Tenía que dejar al menos algunas heridas más a esta criatura!

Él luchó hasta que se sintió mareado, cuando de repente escuchó una voz fresca que sonaba desde algún lugar cerca de él: “¡Atráelo a este camino!”

‘¡Ning Xue Mo! ¿No se escapó? ¡Ella realmente regresó!’

El corazón normalmente calmado de Número 2 se calentó un poco.

Él era un guardaespaldas imperial. Desde muy joven le enseñaron a arriesgar su vida para alcanzar los objetivos de su maestro y no detenerse hasta que muriera.

La protección de la ruta de escape para su maestro cuando se encontraba en peligro, era normal. No sintiendo nada mal en que su maestro lo abandonara para preservar su propia vida.

Aunque Ning Xue Mo no era su maestro, él estaba a cargo de su seguridad y también era una noble. Él sintió que ella escapara por su cuenta era normal. Sin embargo, su regreso estaba completamente fuera de sus expectativas.

Pero incluso con esa pequeña fuerza suya, incluso si ella regresara, solo estaría buscando la muerte y no cambiaría el resultado en absoluto...


2 comentarios:

Luis Rojas Valle dijo...

Gracias por el capítulo 😆👍

Erika guedes dijo...

Gracias , Gracia por el capítulo.

Publicar un comentario