martes, 19 de diciembre de 2017

Poisoning The World - Capítulo 127

Capítulo 127 - No nos convertiremos en amigos (1)


Traducción ENG-ESP: Crys
Edición: Perl
Corrección: Crys


Él que una vez había sido su enemigo mortal, ahora se había convertido en su salvador al ayudarla a escapar de sus perseguidores, este suceso era el primer grito imprevisto de los acontecimientos en la vida de Ning Xue Mo, haciendo que la joven se preguntara si en realidad todo esto no era simplemente una alucinación producida por su imaginación

Una gran cordillera podía verse débilmente desde el lado izquierdo de la carretera, su forma aún estaba cubierta por la neblina de la mañana.

Repentinamente, el carruaje giró a la derecha viajando más lejos de la gran cordillera.

Ning Xue Mo agitó la mano hacia Ji Yun Hao, a manera de despedida, que acompañó con las palabras: “6º Príncipe, ya que esta vez me has salvado, por lo cual por cierto al ser la primera vez que lo haces, no tomaré en consideración tus acciones pasadas al haber conspirado contra mí. Estamos a mano. Las montañas verdes se mantendrán sin cambios a medida que el agua azul continúe fluyendo. Vamos a vernos nuevamente algún día*." Se giró, preparándose para saltar del carruaje.
*(T: frase dicha mucho en películas o novelas por personajes que pertenezcan al janghu)

Ji Yun Hao levantó su mano para agarrar firmemente la esquina de su prenda exterior. Él habló mientras mostraba una sonrisa que no era realmente una sonrisa: "¿Qué quieres decir con que estamos a mano? Te azoté solo 3 veces, pero me castigaste con 80 palos reales. ¿Cómo podría considerarse eso igual? Además, esta vez te salvé. Tú eres quien me debe."

Ning Xue Mo arrebató sus prendas del agarre de Ji Yun Hao: “Tu plan me envío a prisión. Si no hubiese tenido mis propios medios, ya estaría muerta y enterrada.”

 “Yo no planee que te enviaran a prisión, fue alguien más. Eres extraordinariamente inteligente. ¿No me digas que aún no descubriste la verdadera mente maestra? "Ji Yun Hao miró a las profundidades sombrías de los ojos de la joven.

"Por supuesto que sé quién es la mente maestra detrás de esto. Sin embargo, ¿Quién fue el que agregó aceite al fuego, agravando mi situación? Sin mencionar que todavía me debes una vida, lo cual no he tenido en cuenta antes.”

Mientras hablaba, se podía ver la figura de Ning Xue Mo saltando del carruaje.

 “¿Cuándo te he debido a ti una vida?” Ji Yun Hao estaba confundido y no pudo contenerse de arrancar la cortina y fijar su mirada en ella.

"¿Recuerdas la jaula de hierro en la plaza pública?" Inmediatamente después de que ella le respondió, agitó una mano que sostenía un pequeño bulto. "Tomaré tus tentempiés como una pequeña compensación por todo lo que me debes". Se volvió y caminó hacia la gran cordillera.

"¿En serio crees que es una buena idea ir allí?" Ji Yun Hao miró la gran cordillera mientras su corazón se hundía. Él no pudo evitar advertirla. "Esa es la cordillera Libro Celestial, un lugar donde las bestias mágicas se vuelven locas. ¡No es un lugar por el que puedas caminar libremente! Si no tienes dónde ir, puedes seguirme y..."

Ning Xue Mo no se dignó a detenerse o dirigirle una mirada. Su qinggong, también conocido como habilidades de ligereza corpórea, fue excelente; por lo tanto, en unos pocos saltos ella ya estaba lejos.

Actualmente se podría decir que las deudas entre ella y el 6° Príncipe estaban pagadas, pero era demasiado pedir que ahora ellos se convirtieran en amigos como si nada hubiese pasado, además, Ning Xue Mo no creía tener intereses en comunes con el 6º príncipe.

En cuanto a la cordillera Libro Celestial, ella ya había planeado explorar ese lugar antes, y ahora mismo era el momento perfecto para hacerlo.

Ella también necesitaba con urgencia hierbas medicinales. Por lo tanto, primero tuvo que recolectar algunas hierbas. Una de sus mayores razones para ir ahí era para que esas hierbas se venderían en el mercado. Su segunda razón era que, ese lugar era peligroso y sería el lugar perfecto para esconderse del Emperador y sus perseguidores.

Aunque se dijo que los guardias imperiales protegían la cordillera, tampoco se atrevían a entrar sin cuidado.

Después de recolectar hierbas durante 2 o 3 días allí, sería el momento adecuado para regresar. Tampoco retrasaría nada por ello.

Ji Yun Hao miró a su figura desapareciendo rápidamente en la distancia, sintiéndose decepcionado y frustrado como si hubiera perdido algo.

Una pregunta flotaba en su mente. Aunque la decepcionó cuando la encerraron en una jaula de hierro y la exhibieron en la plaza pública, no recordaba haberse quitado el la vida. Entonces, ¿Por qué ella dijo que le debía una vida?

"Maestro, ¿No te envenenó antes? ¿Puedo preguntar si ella te habló de una forma de desintoxicarlo?“ Le recordó uno de los guardaespaldas imperiales.

Finalmente, Ji Yun Hao recordó que ella lo hizo tragar una pastilla. Su corazón se hundió una vez más. 'Esa mocosa dijo que tengo un día para tomar el antídoto o la muerte me aguardará'. ¿Realmente quería matarlo?
(T: jajajajajaja tampoco me acordaba yo)

Se levantó e inmediatamente sintió algo en la manga. Metió la mano dentro y de ella salió una píldora roja purpúrea. Acompañando la píldora, había una nota con la palabra escrita: “Antídoto.”

El guardia lo vio, pero no se sintió tranquilo: "No sabemos la composición de esta píldora. ¿No sería mejor si el Maestro pidiera un doctor en la ciudad para examinarlo?”


2 comentarios:

Luis Rojas Valle dijo...

Gracias por el capítulo 😆👍

Blood A dijo...

Muchas gracias por el capítulo

Publicar un comentario