domingo, 15 de abril de 2018

Poisoning The World - Capítulo 135

Capítulo 135 - Un invitado sin invitación (1)


Traducción: Crys
Edición: Koh
Corrección: Crys


"No es necesario verificarlo. Está muerto." Dijo Ning Xue Mo con un rostro algo pálido cuando se sentó en la rama de un gran árbol.

Pareciendo que las pocas provocaciones que usdas antes, habían consumido la mayor parte de su fuerza.

Aunque lo que dijo sonaba descuidado, su tono era completamente seguro.

Dado que Número 2 podía convertirse en la guardia más cercana de Ji Yun Hao, implicaba que también poseía habilidades reales y una mente rápida. Por lo tanto, él inmediatamente entendió.
(T: para las personas que en este punto no recuerden quien es Ji Yun Hao, es el HP ex prometido de Xue Mo = ) )

"¡Este grupo de zarzas es venenoso!"

Sin embargo, recordó que esas zarzas tenían poca toxicidad. Cuando se era perforado por esas espinas causarían un dolor abrasador, pero estaba lejos de ser mortal. ¿Podría ser que el veneno de las espinas era la perdición del Dragón Ciempiés Volador?

La incertidumbre de la situación lo desconcertó e inconscientemente, quería ir allí para investigar.

"Si no crees que cayó muerto así, puedes bajar y comprobar." Ning Xue Mo habló.

Número 2 detuvo sus pasos. Levantó la cabeza para mirar a Ning Xue Mo. Ella estaba sentada en una rama, con sus piernas balanceándose en el aire y parecía tres partes indiferente, seis partes relajada y una parte seria.

"¿Pusiste veneno en esos arbustos de zarzas?" Adivinó Número 2 y tenía un 80% de seguridad ante su conjetura.

Ning Xue Mo sacudió la rama y sonrió: "Si tu maestro estuviera aquí, ¿Aun así intentarías preguntar sobre la situación para llegar al fondo?"

Número 2 se atragantó. Si su maestro estuviera aquí, ciertamente no preguntaría al respecto.

Él ahuecó sus manos y dijo: "Perdóname. Este subordinado ha excedido su lugar."

Ning Xue Mo inclinó su cuello hacia un lado, mirándolo. De repente, ella comenzó a reír: "La verdad es que no estaba realmente quejándome de ti. Cualquier lugar que a menudo tuviera extensa comida y enormes criaturas viciosas muy probablemente también contendría a su némesis. Antes, estaba intentando encontrar a su némesis. Y como era de esperar, encontré varios árboles que contenían savia creciendo en la ladera donde moraba cierto tipo de topo. Ese lugar tenía muchas huellas del ciempiés. Era extraño que, con su enorme cuerpo, que devasta el medio ambiente en un terrible lio y que esta es una prueba de que a menudo venía a cazar, aun así, había varios árboles y plantas intactos. Era claramente evidente que esos árboles y plantas eran su némesis. Por lo tanto, unté el jugo y la savia de esas plantas y árboles en las espinas de las zarzas... "

Número 2 jadeó repetidas veces: "Todavía tomaste algunos riesgos. Si por casualidad, esos árboles y plantas no fueran efectivos; usted, sin otros conocimientos, volvió y provoco a ese ciempiés, ¡Ciertamente se condenaría! No podrías haber regresado..."

"Si no volviera, ¿No hubieras caído muerto? No abandonaré a ninguno de mis camaradas." Ella una vez más giró la cabeza y lo examinó. "A pesar de que fuiste un camarada impertinente, en secreto me protegiste durante todo el camino."

'¿Camarada?' ¿Sorprendentemente lo consideró un camarada?

El corazón de Número 2 se calentó. Las personas como él a menudo eran consideradas como carne de cañón o escudos de carne desechables por sus amos. Esta fue la primera vez que fue considerado como un camarada por proteger a alguien ...

Su corazón pareció brotar con sangre caliente.

Originalmente, fue enviado a proteger a Ning Xue Mo en la oscuridad, y en algún lugar dentro de su corazón, se sintió ofendido por tener que proteger a una basura. En la actualidad, sin embargo, sus quejas se convirtieron en sentimientos de agradecimiento.

Un resplandor parpadeó dentro de sus ojos. Una vez más, se inclinó ante Ning Xue Mo. Su corazón ya se había decidido. Él prometió usar su vida para proteger a la señorita Ning y ayudarla, no porque fuera su misión, sino por la amabilidad que demostró al reconocer su valía ...

"Señorita Ning, ¿A dónde piensa ir después?"

Ning Xue Mo parpadeó. En cambio ella le respondió con algo irrelevante: "Tengo hambre."

Número 2 respondió de inmediato: "Señorita Ning, espere a que este subordinado vaya a buscar comida."

......

Ya era tarde. Aunque estaban muy por encima del nivel del mar, el ardiente sol que brillaba allí no podía calentar la densa jungla, dejando el lugar donde se encontraban, completamente frio, pero refrescante.


1 comentario:

Luis Rojas Valle dijo...

Gracias por el capítulo 😆👍

Publicar un comentario