domingo, 25 de febrero de 2018

Demon Wan’s - Capítulo 62 Parte 3

Capítulo 62 Parte 3 - El vinagre de Feng Cang, en todas partes (2)


Traducción: Koh
Edición: Crys
Corrección: Crys


Cada palabra de Murong Qi Qi apuñaló y acarició el corazón de Murong Tai.

Li Qiu Shui todavía estaba aquí, y Murong Qing Lian seguía tratando a Murong Qi Qi así, ¿Podría ser que esto sea instigado por Liu Yan Zhi? Al ver algo como esto, ¿Qué pensaría Li Qiu Shui? Si ella entraba al templo nuevamente debido a la ira, ¿Cuánto más necesitaría esperar?
(E: que sigue siendo la misma basura de hace 16 años atrás :v)

Inmediatamente, Murong Tai abofeteo a Murong Qing Lian hasta que vio estrellas en sus ojos: "¡Qué demonios! ¡Te atreves a ser irrespetuosa con la princesa! ¿Todavía no te vas?"

"Papá, ¿me pegaste?"

Murong Qing Lian miró a Murong Tai, lleno de incredulidad.

Necesitaba saber, porque debido a que el físico de Murong Qing Lian era apto para las artes marciales y era la más destacada en la residencia Murong, Murong Tai la había sostenido en la palma de sus manos. Sin mencionar una bofetada en la cara, ni siquiera había tocado un mechón de su cabello antes.

Pero hoy, Murong Tai la abofeteó delante de tanta gente por culpa de Murong Qi Qi, ¡Esta basura! ¿Cómo podia Murong Qing Lian, a quien le gusta tener cara y actuar arrogante, aceptar esto?

"¡Los odio a todos!"

Murong Qing Lian ferozmente se alejó y dejó el ala Cui Zhu con los ojos enrojecidos.
(E: por vidajena y envidiosa :v)

"¡Querida Qing!"

Liu Yan Zhi miró a Murong Tai con resentimiento y luego persiguió a Murong Qing Lian fuera del ala Cui Zhu.

Murong Jun, que estaba de pie a un lado, no dijo una palabra. Él conocía muy bien el método de Murong Qi Qi. Solo esperaba que su madre y su hermana pudieran estar un poco más en guardia y no continuar provocando a Murong Qi Qi.

--- o ---

La gente de Bei Zhou puso la dote de Murong Qi Qi en el carruaje.

"¡Princesa, tenemos que irnos!" Dijo Feng Yu llegando al lado de Murong Qi Qi.

"¡Lo sé!” Dijo Murong Qi Qi asintiendo.

"¡Padre, madre, me voy!"

Ella no se inclinó en 90 grados como se acostumbraba, en cambio solo se inclinó un poco. Después de todo ella era ahora una princesa, su estado ahora era diferente. Luego de decir adiós a Murong Tai y Li Qiu Shui, Murong Qi Qi salió del ala Cui Zhu de la residencia Murong.

Fuera de la residencia del primer ministro, se extendía un mar de gente. Muchas personas habían solo venido a verla, al especular que debido a que tenía que casarse con el príncipe demonio, ¡La princesa Zhao Yang lloraría desconsoladamente ahora mismo!

Cuando Murong Qi Qi con una cara como el sol salió de la residencia del primer ministro, los ojos de la gente brillaron. Su rostro no tenía rastros de lágrimas, sus ojos tampoco mostraban signos de haber llorado y esa sonrisa era brillante como las flores de primavera en abril. No parecía falso. ¡Actitud generosa y franca, ella era realmente una hija legítima de la residencia del primer ministro!

Se giró una vez más para mirar el lugar donde este cuerpo había vivido durante muchos años, y Murong Qi Qi respiró hondo. A partir de ahora, ella se iría de aquí para comenzar un nuevo viaje...

"¡Vamonos!"

Murong Qi Qi, con la ayuda de Su Yue, entró al carruaje.

"¡Adelante!"

Una grandiosa multitud de sirvientes se dirigió hacia la puerta para reunirse con el grupo de Feng Cang. Debajo de la torre, había muchos espectadores. Incluso Longze Yu y Shangguan Fei Yan habían llegado personalmente a la puerta, para despedir a Feng Cang.

Longze Jing Tian estaba junto a Longze Yu. Con los labios apretados, miró a Murong Qi Qi que estaba lleno de resplandor. En su corazón, tenía un sentimiento indescriptible. Ya había enviado el mensaje y esa persona seguramente colaboraría con él. ¡Mientras él pudiera bloquear su matrimonio, todavía tendría una oportunidad! ¡Este matrimonio no podía completarse! ¡Y ella no podía pertenecer a Feng Cang!

Desde el banquete del palacio, Longze Jing Tian había estado reflexionando. ¿Por qué iba a ser tan tonto como para aferrarse a Du Xian Er debido esta obsesión, señorita Murong Qi Qi?

Du Xian Er era realmente hermosa, pero no necesitaba una rosa con espinas a su lado. En cambio, la actuación relajada y considerable de Murong Qi Qi en el banquete de palacio, era más adecuada para ser su primera esposa o incluso la emperatriz del país. Él era, sin duda, el futuro emperador de Xi Qi y a su lado, él necesitaba a una mujer de noble cuna que fuera inteligente y generosa.


2 comentarios:

Luis Rojas Valle dijo...

Jaja solo puedo pensar pobres bastardos Gracias por el capítulo 😆👍

alex petrov dijo...

¿Se dan cuenta que el unico sin nada que ver en todo esto,buena onda y atento como el infierno es Feng Cang?

Publicar un comentario