martes, 26 de junio de 2018

Demon Wan’s - Capítulo 66 Parte 3

Capítulo 66 Parte 3 - Una pandilla de mariposas (2)


Traducción: Koh
Edición: Flor [No es fiore, es la nueva]
Corrección: Crys


Dentro de la mente de Murong Qi Qi surgió inmediatamente una imagen de Feng Cang usando un velo y negó con la cabeza. Este hombre poseía un par de ojos coquetos y solamente con ellos, era capaz de quitarle el alma a alguien. No importa qué, el aura de esa belleza diabólica no se podía cubrir...

"¿Qué pasa?"

Sintiendo el cambio en su compañera, Feng Cang se volvió viéndola apoyando su barbilla en una de sus manos, mientras lo miraba fijamente. Sus ojos de fénix sonrieron y sus labios se curvaron.

"¿Puede ser que Qing Qing esté intoxicada por mi hermosa apariencia? Si a Qing Qing le gusta mirar, cuando volvamos, ¡Puedes mirar tanto como quieras!”

Un lenguaje tan íntimo hizo que la cara de ella se volviera roja.

Verdaderamente, ¿No era esta la antigüedad? ¿No deberían las personas antiguas cumplir con las etiquetas y actuar de forma reservada? Este príncipe realmente coqueteó con ella bajo la mirada de una multitud tan grande, pero afortunadamente, las personas sentadas a su lado estaban ubicadas muy lejos y no podían oír nada; de lo contrario, habría deseado que la tierra creara un agujero y se la tragara.

Al ver a Murong Qi Qi sonrojarse, él se rió a carcajadas. Su risa abundante resonó dentro de Salón Taiji, haciendo que todos miraran hacia ellos.

"¡Príncipe!"

Al verlos convertirse en el foco de atención, ella bajó la cabeza hasta su pecho y juró que nunca más haría cosas estúpidas como mirarlo de nuevo, para que él no tuviera oportunidad de burlársele.

La ‘dulce interacción’ entre Feng Cang y Murong Qi Qi sorprendió a la gente que los rodeaba.

¿Quién aquí no sabía que este príncipe era temperamental? Por lo general, se veía cortés, pero siempre se mantenía a una distancia no muy lejos ni cercana de la gente. Si lo enojabas, él inmediatamente se disgustaría con esa persona. Todos habían visto su lado despiadado, pero nadie lo había visto reír tan sinceramente antes.

La risa de Feng Cang hizo que los ojos de Yu Shi Shi volvieran a fijarse en él, sintiendo que volvía a obsesionarse con su persona. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que ella lo vio reír así? ¡Parecía que habían pasado 15 años! Desde que la princesa Ming Yue y el gran general habían muerto en la montaña Yandang, no se había reído así otra vez. ¿Por qué era que cuando él se encuentra junto a esa mujer reia tan felizmente...?

Ya no tolerando las miradas de Yu Shi Shi, Wanyan Hong una vez más atacó su cintura.

"¡Ah!"

Yu Shi Shi salió de su aturdimiento en pánico y su cabeza golpeó fuertemente el pecho de Wanyan Hong.

"Si sigues mirando por más tiempo, cuando volvamos, ¿Crees que este príncipe heredero arrancará tus ojos?"

La voz de Wanyan Hong sonó al lado de la oreja de Yu Shi Shi.

"¿O quieres que arreglemos esto aquí, en este palacio?"

"¡No, no!"

Yu Shi Shi sacudió su cabeza ansiosamente. Ella entendía la personalidad de Wanyan Hong. Él era alguien que hacía lo que decía. Además, lo haría al extremo. Si ‘arreglaban’ realmente las cosas en el palacio… entonces ya no necesitaba vivir.

"Jeje, ya que no quieres, entonces este príncipe heredero te amará mucho cuando volvamos", Susurró él en la oreja de la mujer. "Tu novio de la infancia ya tiene un nuevo amor. Mirándolos, ¿No te sientes muy triste, ah?

"No, no…"

Yu Shi Shi bajó la cabeza y reprimió la tristeza en su corazón. Pestañeó algunas veces y luchó durante un largo tiempo, pero al final, no puedo evitar que una lágrima se deslizara por su mejilla.

*¡Zeze!*


No hay comentarios.:

Publicar un comentario